Mont St.Michel

Mont Saint Michel y Saint Malo

aller à page échangeIr a página principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MONT SAINT MICHEL 

Es, junto la Torre Eiffel, uno de los monumentos más visitados de Francia. Ello se debe a la riqueza de su historia, la originalidad del lugar y la belleza de su arquitectura. Este monumento se encuentra en el límite de las regiones de Bretaña y Normandía. El Monte de Saint Michel es, junto con la visita a la ciudad de Saint Malo , una de las visitas que se lleva a cambo durante el intercambio escolar. Esta visita se realiza junto con los alumnos franceses y constituye un excelente punto de partida para conocer la región de Bretaña tan próxima a Anjou.

El Monte St-Michel es un islote de unos 900 metros de perímetro y 80 metros de altura. Al estar la bahía circundante en parte cubierta por las mareas, existen numerosos bancos de arena. Las mareas, muy fuertes en la zona, desplazan a menudo la desembocadura de varios ríos.  El curso histórico de uno de estos ríos, el Couesnon,  constituía la frontera entre los ducados de Normandía y Bretaña. La amplitud de las mareas puede alcanzar los 14 metros de diferencia entre la pleamar y bajamar (récord de Francia). Como el fondo de arena es aquí muy llano, la bajamar puede llegar a descubrir distancias de hasta 15 kms. La subida de la marea es muy rápida y puede poner en peligro a los imprudentes. 

Los orígenes de la abadía se remontan al siglo VIII cuando el arcángel san Miguel se apareció  a Abert, obispo de Avranches quien fundó aquí un oratorio. Sobre el monte se sucedieron hasta el siglo XVI edificios románicos y góticos. La magnífica fortificación de la abadía logró que nunca fuera tomada a lo largo de la historia. La construcción de los diferentes edificios es una auténtica proeza ya que, entre otras cosas, hubo que traer la piedra desde Bretaña o las islas Chausey.

La abadía constituyó a lo largo de los siglos uno de los lugares de peregrinación más importantes de Francia e incluso, durante la guerra de los Cien Años, los ingleses  acordaban salvoconductos a los peregrinos para acceder al monte. 

La decadencia del edificio sobrevino, como en Fontevraud, durante los siglos XVII y XVIII, habiéndose también convertido el edifico en prisión. 

De entre todos los edificios hay que destacar los que se denominan "La Merveille". Se trata de una serie de edificios góticos que ocupan la fachada norte del monte: capellanía, sala de huéspedes, refectorio, sala de los caballeros y el claustro. 

Desde el exterior los diferentes edificios ofrecen el aspecto de una imponente fortaleza aunque sin olvidar el carácter religioso de la mayoría de los mismos. La evolución del gótico es especialmente apreciable en todos los edificios del monte. 

Los alumnos  aficionados a la fotografía tienen unas imponentes perspectivas en este monumento. 

SAINT MALO

La ciudad de Saint Malo (50.000 h) constituye uno  de los lugares más turísticos de Bretaña. Rodeada de estaciones balnearias y con un importante  puerto de pesca, el atractivo de la ciudad se debe a su historia, sus personajes y sus monumentos. La visita a Saint Malo se lleva a cabo el mismo día que al Mont Saint Michel.

Ciudad corsaria, Saint Malo será prácticamente destruida en 1.944 en el avance de las tropas aliadas. La reconstrucción se llevará a cabo con un escrupuloso espíritu de fidelidad al original. 

Personajes célebres de St-Malo: Jacques Cartier, fundador del Québec y colonizador del Canadá. Duguay-Trouin(1673-1736) y Surcouf (1773-1827) son los corsarios más célebres en la historia de la ciudad. Los corsarios recibían del rey  las "lettres de course" que les permitían atacar navíos extranjeros (ingleses, holandeses y españoles fundamentalmente) lo que les permitía no ser tratados como piratas. Chateaubriand (1.768-1.848) el escritor más célebre del romanticismo francés.

 Las murallas constituyen uno de los mejores atractivos de la ciudad. Se comenzaron en el siglo XII y fueron ampliadas o modificadas hasta el siglo XVIII. Es uno de los monumentos que se salvaron de la destrucción durante la II guerra mundial. Es especialmente interesante observarlas durante la marea alta.